1era Cadena 105.5 FM

2da Cadena 106.3 FM

Deconstrucción Internacional- Cadena perpetua, un paralelismo silencioso

Autor: RF Nacional

|

Fecha: 22 noviembre, 2018

El día de hoy amaneció nublado para algunos y completamente negro para otros. Inmerso en el segundo grupo se encuentra el británico Matthew Hedges, quien recibió una noticia que cambiaría su vida para siempre. Un tribunal federal de Abu Dabi, Emiratos Árabes Unidos, dictó cadena perpetua en su contra por cometer espionaje. El joven actualmente cursaba un doctorado en la Universidad de Durham, en el norte de Inglaterra. En su visita a Abu Dabi, tuvo conversaciones de política exterior, en las que cuestionó la estrategia de su país en materia de seguridad. El fiscal general de Emiratos, externó que fue este el motivo de su sentencia, ya que puso en peligro la seguridad militar, política y económica del Estado. Por ello, se prevé que pase el resto de su vida en prisión. ¿Un tanto desproporcionado? Enseguida, el gobierno inglés se hizo presente. El Ministro de Relaciones Exteriores, Jeremy Hunt, precisó en un comunicado a la agencia France-Presse: "estoy profundamente sorprendido y decepcionado". Aprovechó para recalcar que el veredicto no era el que esperaba el gobierno británico "de un amigo y socio de confianza en el Reino Unido (…) va en contra de las garantías recibidas". Pero mientras el resto de la comunidad internacional observa indignada, es preciso señalar que la realidad penal británica es -en algunos casos- igual de oscura. Por supuesto, es facultad del Estado velar por la seguridad y los derechos de sus ciudadanos a nivel internacional, pero es posible que el gobierno británico esté descuidando esta labor a nivel nacional. En casos como este, el gobierno inglés erróneamente señala la babarie promovida por países ubicados en Medio Oriente, mientras presume la correcta aplicación del Estado de Derecho en Occidente. Se trata de una envestidura que países como Estados Unidos se enorgullecen de portar, al tiempo que se adueñan de una doble moral. Aunque juegan con la misma baraja de cartas que otras potencias, no pierden la oportunidad de condenar a la que la utilice. Y es que el sistema penal en Reino Unido está tan dañado como el de Emiratos Árabes Unidos. En el papel del faro que ilumina el camino correcto, el gobierno británico recrimina a todos aquellos que se desvían de este. Pero en su propia cancha suceden eventos similares, mismos que han sido criticados por expertos legales y académicos. Si bien la cadena perpetua desbancó a la pena de muerte en 1965, el sistema judicial británico sigue causando controversia. The Homicide Review Advisory Group, estableció que ni la cadena perpetua ni el sistema para determinar periodos mínimos a cumplir en Inglaterra y Gales, posibilitan el establecimiento de sentencias proporcionales a los crímenes cometidos. Asimismo, hay casos registrados en los que se argumenta la inocencia de los presos, a los que el venerado pero defectuoso sistema judicial en Reino Unido, erróneamente les arrebató la libertad. ¿Cuántas personas pagan por crímenes que no cometieron? Es difícil saberlo. Actualmente, se calcula que existen alrededor de 93,000 prisioneros en Reino Unido. Aunque la capacidad total es de 96,000 se espera que haya un aumento por lo menos de 500 a 1,000 prisioneros cada año hacia 2020. Independientemente de la disponibilidad de espacio para seguir encarcelando, es necesario evaluar el criticado sistema penal británico que, ya viéndolo de cerca, no está tan alejado del emiratí. Ante los ojos occidentales, es evidente que la sentencia de cadena perpetua imputada en el joven inglés por espionaje -entiéndase una serie de conversaciones sobre política exterior- es exagerada e injusta. Pero debajo de ese dedo que señala, existen tres que apuntan hacia atrás, desenmascarando un paralelismo silencioso entre Emiratos Árabes Unidos y Reino Unido. Colaboración de Camila Gómez Díaz Barreiro

Source: Internacional